Premios Casona Micaela

 MI PEDIDOMI CARRITO

Nº total de productos: 0
Subtotal: 0,00 €

Formas de Pago

Transferencia Bancaria

Pago con Tarjeta

 

Redes Sociales

 

ELABORACIÓN DEL VINO COSTA DE CANTABRIA

Las singulares técnicas de Cultivo (poda, tratamientos, deshojados, etc.) y de elaboración (maceración en frío, control de fermentación a baja temperatura, estabilización tartárica, etc.) utilizadas se controlan para garantizar el origen del producto, la trazabilidad y el control de la calidad en todos los puntos, desde el viñedo hasta que la bodega llega al consumidor.

 

Una vez que la uva alcanza su grado óptimo de maduración la bajamos a la bodega en cajas de no más de 20kg de uva para evitar el prensado prematuro de la uva y su oxidación. Una vez en bodega se elimina el raspón en la despalilladora y el grano aún entero pasa por el enfriador, de esta forma la uva entra a una temperatura de aproximadamente ocho grados en la prensa neumática, donde permanece unas seis horas para una maceración en frío antes del prensado.

Una vez que la uva alcanza su grado óptimo de maduración la bajamos a la bodega en cajas de no más de 20kg de uva para evitar el prensado prematuro de la uva y su oxidación. Una vez en bodega se elimina el raspón en la despalilladora y el grano aún entero pasa por el enfriador, de esta forma la uva entra a una temperatura de aproximadamente ocho grados en la prensa neumática, donde permanece unas cuatro horas para una maceración en frío antes del prensado.

 

Tras el prensado el mosto obtenido pasa al depósito para el desfangado, proceso que realizamos a una temperatura baja, entre ocho y diez grados. Después del desfangado se deja subir la temperatura a diecisiete grados y empieza la fermentación, en esta fase hacemos controles diarios de densidad para comprobar la buena marcha del proceso de transformación del azúcar en alcohol. Proceso que dura entre dieciocho y veintidós días.

 

Realizado el coupage y la clarificación del vino y antes de su embotellado hay que estabilizarlo, sometiendo el vino a una temperatura cercana a su punto de congelación, unos menos cuatro grados y medio. A esta temperatura permanecerá el vino doce días, entonces recupera la temperatura ambiente y está listo para ser embotellado.

 

Todo este proceso en bodega es posible gracias a un seguimiento electrónico de las temperaturas y a los equipos de refrigeración e isotermos necesarios para que el control sea total.

 

La calidad e innovación son dos de nuestras premisas, un compromiso con muestreos clientes, para ello nuestro personal en bodega y en el viñedo está en constante aprendizaje y preparación para poder aplicar las técnicas más adecuadas y específicas para nuestras variedades y procesos en bodega.

 

Para todo esto contamos también con el asesoramiento técnico de Ana Martín, una de las más prestigiosas enólogas de nuestro país.